Portada » Análisis » Donkey Kong Country Returns

Donkey Kong Country Returns

Vuelven las plataformas endiabladas. Vuelven los saltos imposibles. Vuelven las selvas, las playas los bosques y las vagonetas. Vuelven los saltos voluntarios a precipicios en busca de un bonus. Vuelve el rey. Vuelve Donkey Kong.

Donkey Kong Country Returns - AnŠlisis

Cuando se habla de figuras míticas de los videojuegos, suele venir a la cabeza personajes como Mario, Pac Man o Sonic. Sin embargo, a muchos se les olvida quien protagonizara el juego que llevaría al bigotudo fontanero a la fama. La historia de Donkey Kong va perfectamente de la mano de la historia de Nintendo. Un gran veterano que no ha faltado nunca a sus citas con las respectivas plataformas de la compañía de Kioto. Pese a que entre el colectivo de jugones su imagen pueda no tener tanta autoridad como puedan tenerlo el nombrado Mario o Link, todos aquellos que alguna vez probaron algún título del famoso gorila de la corbata roja le guardan un lugar especial en su corazón, y siempre están a la espera de otra nueva entrega. Para aquellos nostálgicos que extrañaban la saga de los 16 bits; para aquellos que han seguido rejugando las aventuras de Super Nintendo, ya sea con Donkey, Diddy, Dixie o Kiddy; para los que han esperado durante 14 largos años desde la última entrega de la saga Country, este Returns es para ellos.

Donkey Kong Country Returns - Análisis Wii

Brutal. Con esta palabra podría describirse esta nueva entrega que Retro Studios ha estado gestando desde que dejaran el listón bien alto con la saga Prime de Metroid. Sin embargo, se entiende que la palabra “brutal” contiene matices, que puede descontextualizarse, que sin justificar lo suficiente puede resultar subjetiva en demasía o que no es suficiente para un análisis como es debido. Así pues, os invitamos a que conozcáis más de esta aventura en pos, una vez más, de un gran alijo de platanos robados, de un gorila bastante cabreado, y de una isla que cada vez luce más viva, excitante, compleja y desafiante.

Y es que no se necesita más premisa que esta para disfrutar de Donkey Kong. Un buen día el volcán de la isla en la que vive Donkey entra en erupción, liberando de su interior a una enorme bestia a la que acompañan pequeños seres voladores que en un momento hipnotizan a todos los animales de la isla, obligándoles a robar todos los plátanos con algún misterioso fin. Sin embargo, al intentar controlar la mente de Donkey la cosa cambia. Ya sea porque el gorila tiene una resistencia natural a los poderes mentales o simplemente porque es más duro que el pan de hace dos días, lo que en teoría tendría que haber sido un mero trámite se convierte en una somanta de palos que mandan al pequeño ser alado por los aires. Y es aquí cuando el jugador toma el control y se desata toda la magia de Donkey Kong Country Returns.