Portada » Análisis » Super Paper Mario

Super Paper Mario

El mundo vuelve a estar en peligro, y el héroe elegido para salvarlo vuelve a ser el fontanero más famoso de todos los tiempos (y eso sin arreglar un solo grifo). Descubre cómo le sienta el salto a Wii a esta original aventura que sigue los pasos de los anteriores Paper Mario.

Super Paper Mario - AnŠlisis

Análisis Super Paper Mario



La historia empieza fuerte, con la boda de Bowser y la princesa Peach (??!!) y con cómo un oscuro personaje se apodera del "corazón del caos" fruto de tan delirante unión. A partir de ahí Mario tendrá que reunir los ocho corazones puros y los cuatro héroes legendarios, que, según la leyenda, detendrán al corazón del caos y la destrucción de todos los mundos. Y para ello contará con el poder definitivo: El cambio de las 2D a las 3D.

Si, de acuerdo, la historia no es un Best-Seller, ni mucho menos, pero un argumento tan simple esconde horas de diversión, aproximadamente unas 20, algunas más si le dedicas tiempo a reunir todos los cromos y las recetas de cocina que esconde.

En esta ocasión Intelligent Systems ha desarrollado una aventura con un diseño y acabado calcado -y nunca mejor dicho por el aspecto de dibujo sobre papel- a Paper Mario: La puerta Milenaria, pero en esta ocasión no se trata de un juego de rol como en las dos entregas anteriores, (una aparecida en Nintendo 64 y la citada de GameCube) ya que ellos mismos lo han definido como un "experimento aparte". Así, nos encontraremos con una aventura en la que iremos avanzando en la historia y descubriendo secretos conforme vayamos ganando habilidades, que en esta ocasión las encarnarán unos personajes llamados "pixelitos" que otorgan poderes como romper bloques gigantes, lanzar bombas, e incluso la capacidad de reducirnos al tamaño de un guisante.

La estructura del juego básicamente se reduce a un desarrollo en 2D muy plataformero (los nostálgicos soltarán la lagrimilla) saltando sobre los enemigos para eliminarlos. Pero cuando no podamos avanzar, (un abismo insalvable, un camino que acaba en una pared) tendremos que hacer uso del poder de Mario para cambiar de dimensión (por un tiempo limitado que se irá recuperando al volver a las 2D) y con el que descubriremos caminos que no se podían apreciar en dos dimensiones, como por ejemplo una montaña como fondo de un gran abismo que al cambiar a las 3D forma un camino con anchura por el que podremos caminar. También participarán en la resolución de situaciones los citados pixelitos o las habilidades de los propios personajes disponibles (tratados más adelante), lo que en ocasiones, puede hacerse aburrido, ya que para cambiar entre pixels (habilidades) o personajes, tendremos que hacerlo desde un menú y no podremos asignar un botón para cada uno, lo cual seria lo más correcto para unas prácticas tan habituales durante el juego.

La parte de aventura de este titulo reside también en un sistema -más cerca del RPG- de puntos de experiencia al eliminar enemigos o saltar sobre ellos para hacer acrobacias (agitando el Wiimote) con el que nuestros personajes subirán de nivel, aumentando sus puntos de vida y de ataque, y en el uso de objetos, de compra o adquisición en combate y utilizables en cualquier momento, que repondrán nuestra energía, mejorarán nuestro ataque, curarán de estados alterados (como veneno) o nos  otorgarán estados beneficiosos como hacer el doble de daño, recibir la mitad de éste...y que durarán unos instantes. Todos estos objetos se podrán "cocinar" por dos personajes en el juego que potenciarán o estropearán sus cualidades.

Los jefes finales no podían faltar en este tipo de juegos, y en éste destacan por su originalidad, ya que al cambiar de dimensión cambian también sus rutinas de ataque y ofrecen más variedad al combate, pero no hablaremos de ellos y sus originales cualidades que sería feo desvelar.