Portada » Análisis » Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call

Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call

Tras una primera y exitosa entrega en 3DS, regresa Theatrythm, para muchos, el mejor juego rítmico portátil.

Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call - AnŠlisis

Modos para todos los oídos

Lo primero es dejar claro cómo se juega: pulsando en la táctil lo que aparece en la pantalla superior. Bueno, pulsando, aguantando o deslizando, según convenga. Dentro de cada Stage hay 3 zonas, una primera donde solo hay que pulsar, una segunda (Featured Zone) donde, según lo bien o mal que lo hagamos asistiremos a un hecho especial y una última donde ese evento tendrá más o menos duración o resonancia igualmente según la habilidad que hayamos demostrando a la hora de atinar con el Stylus.

Para ir superando pantallas (Music Stages) tenemos diversos modos, a saber:

-          Music Stages, donde jugar cada canción que queramos en 3 niveles de dificultad, basic, expert o ultimate. Podemos filtrar las canciones por juego, título o tipo de stage. ¿Y qué  son los stages? Bien, pues son las pantallas propiamente dichas, lo que pasa es que no todas son iguales y la forma de jugarlas, aunque igual, es distinta; me explico: en los BMS (de batalla) hay 4 líneas de comandos y cada trigger (los círculos que debemos pulsar cuando pasen por nuestro redondel) puede pasar por cualquiera de estas líneas. Son como los turnos de cada personaje. En los FMS (de campo) hay una sola línea y predominan las acciones de aguantar el stick y desplazarlo de arriba abajo por la táctil. Y en los EMS (de evento) se mueven los triggers por toda la pantalla superior para cualquier dirección, cuando en las anteriores siempre van pasando de izquierda a derecha.

-          Quest Medleys, que vendría a ser el modo aventura. Los hay de 4 tipos: cortos, medios, largos o los que nos pasen por Street Pass o Spot Pass quienes los hayan completado. Aquí se mezclan stages de los 3 tipos y tenemos varios caminos a elegir con uno o varios jefes finales, muy al estilo del Rescate Mii. Este modo será donde desbloqueemos personajes y la mayoría de las canciones u otros desbloqueables, que los hay a montones (vídeos, efectos de sonido, modos…). Para desbloquear personajes debemos hacernos con Crystal Shards, pequeños trozos de cristal de varios colores; cuando tengamos varios de un mismo color podremos añadir a nuestra parrilla a un nuevo personaje siempre basado en el color de los cristales. En este modo tendremos la posibilidad de dejar pausada la aventura en el momento que queramos pudiendo retomarla más adelante. Muy práctico ya que hay quests realmente largas.

-          Versus, la verdadera razón para hacerse con esta nueva entrega más allá de las nuevas canciones que vienen incluidas de serie en el juego. Aquí podremos disputar partidas online tanto contra amigos como contra desconocidos u offline (modo local) contra otro jugador. Incluso podremos disputar batallas contra la IA como si de un jugador humano se tratase. En todos estos modos el objetivo es subir de rango, del 16 al 1, y del bronce al oro. Para ello es importante tener un buen equipo y acertar lo más posible en las canciones BMS (las únicas disponibles en este modo). Si acertamos muchos críticos (o perfects) nuestra barra de EX Burst se llenará y podremos fastidiar al rival haciendo que en su pantalla todo vaya más rápido, o más lento, o que todo lo que no sea un crítico le cuente como perdido… Al final ganará el que más puntos haya conseguido, y podrá elegir entre 2 CollectaCards (el perdedor una), además de ir subiendo de rango. Al acabar estos encuentros además, los jugadores intercambiarán sus ProfitCards, que vienen a ser nuestras tarjetas de presentación.

 

Además de todo esto, cualquier modo puede jugarse de 3 maneras distintas: usando solo el Stylus, con botones y el Circle Pad o un modo a una mano donde solo usaremos el Circle Pad y el botón L, todo un desafío.

Un juego de museo

No solo por su alta calidad, sino por la cantidad de desbloqueables que posee que más tarde podremos ver en el Museo o fuera de este. Personajes (más de 60), canciones (más de 200), vídeos de los eventos, nuevos modos, los trofeos, las melodías para el modo reproductor, efectos de sonido para el juego y, sobre todo, las CollectaCards donde podremos ver información de los personajes y examinarlos en una especie de modo foto donde podremos comprobar las animaciones de cada uno (aunque todos tienen las mismas al final). Tendremos para meses.

 

Comparándolo con su predecesor

Está mal pero es inevitable comparar, lo bueno es que aquí Curtain Call sale ganando en todo, bueno, casi. Tiene más del triple de canciones, el doble de personajes, un completo modo Versus y un nuevo modo aventura más largo y mejor. Además, todo está más cuidado, desde el menú hasta la presentación dentro ya del propio juego. Los iconos están más definidos y son algo más pequeños dejando ver más escenario, igual que pasa con el telón azul por el que fluyen los triggers, que ahora es más transparente que en la anterior entrega. Más opciones, más coleccionables, más trofeos… Más de todo y mejor en definitiva.

La nota discordante

Pero no todo iba a ser regalarle los oídos al juego, también tiene sus puntos negativos, unos más grandes que otros todo sea dicho.

Empezando por lo pequeño, los personajes podrían haber gozado de más animaciones, al final tanto enemigos como personajes controlables siempre tienen las mismas (caerse, atacar, correr, andar y poco más).

Por pedir, podría haber habido más temas de la subsaga Crystal Chronicles, la que más hemos olido por estos lares nintenderos últimamente, ya que además son temas que por su naturaleza más, llamémosle tribal, se prestan muchísimo a aparecer en un juego de estas características. Lástima.

El volumen. Inexplicablemente se oye más bajo que la anterior entrega, si bien es cierto que se oye un sonido más depurado, quizás haya podido influir esto. Sea como fuere, recomendabilísimo jugar con unos buenos cascos.

Y pasamos a lo más gordo. Para usar el modo Versus en local es necesario que ambos contendientes dispongan de su tarjeta de juego, no hay posibilidad de jugar con una sola copia, algo que habría estado la mar de bien, la verdad.

Como su predecesor, nos llega completamente en inglés, lo cual pudiera parecer un problema menor si no fuera porque tiene un componente RPG bastante importante, por lo que tendremos que leer y mucho para saber qué equiparnos y qué hace cada objeto o cada carta de habilidad.

Además y pese a ser un más de todo, ya tiene anunciadas canciones que nos llegarán en forma de DLC. Es más, estas canciones no podrán disputarse en el modo Versus ni en local ni en online a no ser que ambos las tengan compradas. Por lo tanto estamos ante un juego que, si bien puede alargarse gracias al contenido descargable, no lo necesitaba en absoluto y hubiera supuesto una gran alegría que lo trajera todo incluido de serie.

El último bis

No cabe duda de que estamos ante el mayor homenaje musical que se haya hecho jamás a saga alguna, y si encima es una saga como Final Fantasy donde absolutamente todos los títulos tienen auténticas obras maestras mejor que mejor. Sus nuevos modos, sus nuevas canciones y sobre todo su online justifican sobradamente su compra y, comparándolo con la primera entrega, esta segunda parte se lo come, hablando claro. Si disfrutas con los juegos musicales, seas o no fan de la saga, debe formar parte de tu colección. Y si eres fan de la saga pero no de los juegos musicales, vas a disfrutar igualmente dado el gran y precioso repaso que le pega. Asimismo, el juego llegará en 3 ediciones, una normal, una coleccionista y una limitada.