Portada » Análisis » Super Smash Bros. for Wii U

Super Smash Bros. Wii U

La espera ha acabado. Prepárate para cientos de horas de diversión con Super Smash Bros. for Wii U

Super Smash Bros. for Wii U - AnŠlisis

Pero basta de cháchara… prepárate a luchar y ver todos los modos que tiene que ofrecerte Super Smash Bros. for Wii U. Pero antes de ello hay que destacar todos los coleccionables que hay que ir desbloqueando o comprando con dinero del juego. Hay trofeos que tienen a personajes de toda la historia de Nintendo, ataques especiales y accesorios para personalizar luchadores (aunque no valen en el modo online con desconocidos) y ropa para los Mii. La personalización de Miis y combatientes hace que no sólo tengamos tres variantes de golpe especial para cada posición, sino que se pueden cambiar los atributos de cada uno para potenciar velocidad, ataque y defensa, además de que crear un luchador con nuestro Mii con la cantidad de variables que hay siempre se convierte en algo ideal para luchas más personales con amigos. Para aquellos que posean la versión de 3DS: se pueden copiar los personajes Mii y personalizados de una versión del juego a otra desde el menú especial para ello y así evitar crear dos veces lo mismo o incluso empezar en Wii U con un Mii equipado con accesorios que se consiguen de los últimos en Nintendo 3DS.

Lucha con amigos y Amiibos

Ahora sí, los modos. Primero está Smash, el lugar en el que ya puede lucharse con hasta cuatro combatientes – u 8 en el apartado especial, con una gran variedad de reglas para adaptarse a nuestras necesidades, por ejemplo: combates a 3 vidas con límite de 5 minutos, con ventajas, con menos impulso al golpear, con sólo bolas Smash en poca frecuencia y con sólo escenarios versión Ω (la versión del escenario que es plana y sin ningún aditivo más para así tener versiones competitivas de todos sin tener que recurrir a Destino Final). Esa es sólo una de las muchas posibilidades que ofrece Smash que, por si fuera poco, añade una característica de Smash especial para realizar combates con otros ajustes atípicos como luchar con contador de vida descendente, con menos gravedad, a cámara rápida y con el cuerpo invisible por poner un ejemplo. Sin lugar a dudas, la mayor posibilidad del juego está en Smash, ya sea con amigos o Amiibos, aquí es donde se desarrollará la mayor parte del tiempo que juegues en compañía.

Y por si las batallas locales te dejan con ganas de más, un modo online para 4 jugadores con muy poco lag (aunque sin llegar a la perfección de Mario Kart 8) permite que juguemos con amigos (con hasta dos usuarios por consola), desconocidos o que seamos espectadores de algún combate apostando por el vencedor. Jugar con extraños permite que tengamos luchas de cuatro sueltos o por equipos, ya sea en los apartados Por diversión o En serio, la vertiente competitiva del juego sin objetos y escenarios Ω en la que además pueden disputarse encuentros 1 vs 1. Lo mejor de todo es que Nintendo ha mejorado un poco el sistema de amistad y ahora si combatimos con alguien muchas veces o simplemente nos ha parecido un buen rival, se le puede enviar una solicitud de amistad para tenerlo agregado en la consola.

Mundo Smash es el equivalente a Smashventura de Nintendo 3DS, aunque su desarrollo sólo comparte la base de “juego + combate al final”. Un tablero tipo Mario Party en el que tirar los dados para ir realizando eventos y conseguir personajes y potenciadores para poder usarlos en el combate final. Cada luchador se convierte en un aliado con una vida y los accesorios pasan a ser ventajas en los atributos de nuestro equipo, además de que si dos usuarios se cruzan se da una lucha. Al igual que en la versión portátil, los encuentros finales tienen cada vez distintas reglas escogidas al azar, por lo que debe considerarse una partida por diversión y nunca competitiva (para todo lo que dura el tablero la batalla real se queda corta).

El juego tiene un apartado de Desafíos (o logros con recompensa en forma de escenario o coleccionable) que se van cumpliendo cuando realizamos ciertas hazañas, en los distintos modos, sobre todo en los que hay dentro de Cajón de Sastre, el apartado que tiene Smash para albergar todo lo que no ha sido nombrado ya - desde opciones hasta la galería de trofeos. En el baúl es donde se pueden ver todos los trofeos, comprar más o intentar ganar muchos en el modo Cazatesoros usando monedas,  así como ver todos los tráileres de newcomers o bien mini-vídeos de cada personaje, jugar demos de clásicos de NES y SNES, visionar las fotos y repeticiones que hayamos grabado, revisar nuestro registro de luchas y estadísticas y llegar a la Fonoteca, donde la IMPRESIONANTE (sí, con mayúsculas) lista de canciones nos espera para ser escuchada, aunque algunas deben ser desbloqueadas primero. Que en cada escenario pueda escogerse la frecuencia de uso de cada tema relacionado con su saga correspondiente ya es digno de admiración, aunque más lo es la calidad y cantidad de temas que hay extraídos de los diferentes títulos de Nintendo o de los protagonizados por los luchadores invitados, además de las remezclas (que son maravillosas), e incluso hay sitio para canciones sacadas de juegos sin presencia de personajes, como Golden Sun o Style Boutique.

Senda del Guerrero y Leyendas de la Lucha son los modos en los que hay que ir completando luchas a modo de fases contra varios rivales y siguiendo ciertos motivos. En el primero existe una sucesión con cierta libertad de elección que incluye recompensas suculentas y una lucha final contra Master Hand, que puede venir acompañada o incluso evolucionar… en función de la dificultad en la que juguemos (utilizando un sistema similar al de Kid Icarus Uprising ofreciendo dinero para acceder a mejores premios y también a rivales más complicados. El segundo modo mencionado tiene fases en las que se van combatiendo tandas de enemigos por la fecha de creación del personaje, desde 2013 hasta 1980. Luego está el modo Eventos, que propone batallas temáticas con ciertas reglas y con recompensas adicionales si se cumplen los requisitos. Todos estos modos pueden jugarse en compañía de un amigo, ofreciendo el último de ellos una lista completamente distinta de fases si se opta por no entrar solo.

Estadio, también para uno o varios jugadores, propone desafíos de combatir asaltos de avalanchas de rivales Mii con distintas reglas, o bien jugar a lanzar el saco o la bomba Smash en minijuegos de puntuación entretenidos. La gran novedad en Wii U está en Retos a la carta, donde se proponen batallas concretas que hay que aceptar y superar para conseguir la recompensa. La variante de Crazy Hand es más compleja, primero porque requiere 5000 monedas o un ticket especial para acceder a ella y segundo, porque para terminar de conseguir las cosas que se han ido obteniendo tras cada combate hay que luchar con la mano loca… y en caso de perder dile adiós a casi todo lo que te ha costado tanto reunir.

En definitiva, hay contenido para fundir mandos y no echar de menos nada que hubiera en los anteriores juegos. El estilo gráfico es fabuloso y cada personaje tiene un look más propio de su mundo en lugar de optar por un aspecto más estilizado y unificado. La calidad del juego, la impresionante banda sonora, la cantidad de posibilidades de mandos y las creativas en fotos, los detalles que hay en cada escenario aunque se vean en la lejanía, el diseño de ataques… todo y absolutamente todo está hecho con mimo y esfuerzo y el resultado queda recompensado. Enhorabuena a Sakurai y su equipo de Sora Ltd. y Bandai Namco por lograr no sólo uno de los mejores juegos de lucha de la historia, sino en general uno de esos títulos que va a ser imposible olvidar durante mucho tiempo, y que se convierte junto a Mario Kart 8 en un digno embajador de Wii U para atraer a nuevos compradores.