Portada » Análisis » Chibi Robo! Zip Lash (3DS)

Chibi-Robo! Zip Lash

¡Este robot te va a enchufar una buena!

Chibi Robo! Zip Lash (3DS) - AnŠlisis

La música está bien pero las melodías se repiten demasiado y acabamos ignorándola, pero para ser justos la del prólogo y del final merecen una escucha especial. En cuanto al efecto 3D está bien implementado, se adapta muy bien y sirve para crear una sensación de distancia entre fondos y las plataformas donde sucede la acción. Esta tercera dimensión no es la única característica de la consola que se utiliza, también se hace uso del sensor de movimientos para abrir cerraduras con la clavija, podremos publicar en Miiverse los aperitivos que encontramos durante las fases, y la pantalla táctil para desplazarnos por el mapamundi. La pantalla táctil sólo nos muestra los coleccionables que tenemos en cada fase y la longitud de lanzamiento de la clavija. Nunca viene mal acordarse de todo lo que tiene que ofrecer la 3DS. 

Juega y deja jugar

El juego se compone de 43 fases, divididas en 6 mundos con prólogo incluido, con una media de duración de 15 minutos cada una, así que echa cuentas. La persona que se ha encargado de escribir este análisis le ha marcado 10:11 horas, tiempo requerido para pasarse el modo historia, intentando descubrir cada rincón y consiguiendo el máximo de insignias en cada nivel en la primera vuelta. El juego es rejugable en el sentido de que para conseguir todos los coleccionables tendremos que repetir una buena cantidad de fases, y para las insignias de no recibir daño sudaremos más para ello. Un reto para los que quieran exprimir el juego. Por lo que se puede decir que Chibi Robo! Zip Lash va holgado en cuanto a duración para ser un plataformas, estando un poco por encima de la media del género.

En cuanto a dificultad nos encontramos ante un juego que no provocará apenas frustraciones en el jugador, se podría decir que es sencillo. Dicho esto no vayas a pensar que el juego se pasa con los ojos cerrados, requiere un mínimo de habilidad. Es sencillo en mayor parte por el hecho de que ofrece infinitas facilidades al jugador para no tener que repetir fases enteras, e incluso para no repetir tramos, poniendo puntos de control cada poco, enchufes para recargar vida dos o tres veces por nivel, enemigos que sueltan pequeñas recargas de vida, la posibilidad de comprar baterías que recargan la vida cuando el contador de Chibi llega a cero, e incluso se pueden comprar reactores para que al caer al vacío salgamos propulsados hasta regresar a la plataforma de la que hemos caído. Así que si eres un poco torpe no te preocupes que podrás llegar al final del juego sin llorar. Tener en cuenta que salvo los puntos de control las demás ayudas se pueden ignorar.  Además, a partir del mundo 4 sube un pequeño escalón y los niveles se complican un poco, pero siempre manteniendo su sencillez. 

Las sensaciones que deja este ChibiRobo son un tanto extrañas. Por un lado el juego funciona, no llega a aburrir en ningún momento. Pero se siente una falta de identidad importante, puesto que todas las situaciones que nos propone ya las hemos visto antes en otros juegos, y las bondades que caracterizaban al personajes se acaban perdiendo, siendo rescatadas por esos pequeños detalles que sus desarrolladores han mantenido.

El juego tiene un DLC en forma de amiibo, de Chibi-Robo, el cual aparte de ser muy bonito también desbloquea un puñado de contenido: la posibilidad de subir de nivel a nuestro protagonista para hacerlo más poderoso en el transcurso del juego con los puntos que vayamos consiguiendo en cada fase; una máquina de bolas en la que depositar las monedas que vamos consiguiendo para obtener figuras de Chibi-Robo en diferentes poses; un modo en donde se nos dará una predicción de nuestro día en la vida real que es más curioso que útil; y un nuevo mundo compuesto por 6 fases totalmente nuevas en las que seguir dando brincos. Supone así un 15% del contenido del cartucho. El si merece la pena o de si se trata de una práctica adecuada dependerá de ti. En este análisis no se procederá a valorar dicho contenido (DLC).

Qué más os voy a contar, a Chibo Robo: Zip Lash le ha faltado ambición.  Han juntado un acabado simpático y la idea de la nueva mecánica y han hecho un juego de plataformas genérico. No aporta casi nada nuevo al género, salvo un par de detalles, convirtiéndolo así en un juego más, pero que para nada es mal juego y sabe cumplir una función muy importante: entretener. Espero que esta entrega sirva para dar a conocer al personaje y lo veamos en futuros plataformas con alma propia, o preferiblemente en una aventura parecida a la de su primer juego.