Portada » Análisis » Star Fox Guard (Wii U)

Star Fox Guard

Tower Defense a la Nintendo.

Star Fox Guard (Wii U) - AnŠlisis

La curiosa incursión del equipo Star Fox en este género ha resultado ser más que satisfactoria aunque no exenta de ciertos aspectos mejorables. Star Fox Guard ha llegado sin hacer mucho ruido, a la sombra del sobresaliente Star Fox Zero, y nos propone algo totalmente original y que nos tendrá enganchados unas cuantas horas.

Una historia con historia

A veces suele ocurrir que para empezar a hablar de un juego hay que contextualizarlo, y ese es el caso de Star Fox Guard.

Corría el lejano año 2014 y los nintenderos esperábamos ansiosos el Direct del E3, un acontecimiento que sorprendió a propios y extraños para bien, pues llevábamos unos años que ni fu ni fa con lo presentado por la compañía kiotense en Los Ángeles.

El Direct fue genial (aunque siempre hay voces discordantes, para variar), pero ahí no acabó todo, ya que en el Treehouse, ese espacio  de emisión de vídeo en directo que se sacó de la manga Nintendo para que todos siguiéramos la feria desde casa, se siguieron viendo juegos (por aquel entonces pensábamos que no pasaríamos hambre en Wii U, infelices de nosotros). Dos de ellos fueron Project Guard y Project Giant Robot.

Ambos parecían ser meras demos de cómo sacar provecho al Wii U GamePad, algo que Miyamoto se encargó de confirmar, pero había algo en el ambiente que hacía presagiar que se convertirían en algo más.

Project Giant Robot, si no cambian las cosas, se quedará para siempre en el recuerdo de quienes nos gusta estar informados de las curiosidades de este mundillo, pero Project Guard ha evolucionado y se ha convertido en este Star Fox Guard de Wii U y que servirá de complemento perfecto para Star Fox Zero, el glorioso regreso de Fox McCloud a su elemento: las batallas aéreas.

Lo cierto es que muchos ya adelantaron que esto podía suceder. La estética de Project Guard casaba demasiado bien con todo el universo Star Fox, y así parecía estar pensado desde un principio, porque si rememoramos vídeos del E3 de 2014 solo se han cambiado algunos colores y los fondos de las pantallas, que ahora sí homenajean distintos parajes propios de la franquicia como Corneria, ya que los enemigos, mapa, etc. han permanecido inalterables desde aquellas demos.

Una vez aclarado su origen, toca hablar de la otra historia de Star Fox Guard, la excusa sobre por qué es Slippy y no otro el que nos acompañará en esta curiosa aventura.

Todo comienza con Grippy Toad, tío de Slippy y próspero empresario del Sistema Lylat. Grippy ha visto negocio en la guerra que están librando Andros y los nuestros, y ha llegado a la conclusión de que, dados los costes de la refriega, nuestra facción va a necesitar de materiales, muchos materiales, así que toca ponerse a extraerlos para luego venderlos, a los buenos, eso sí, nada de ceder ante el mejor postor.

Así comienza Grippy su periplo en el arduo mercado de la minería, pero pronto se verá atacado por unos robots que no sabremos si son parte de las tropas de Andros o pertenecen a algún competidor, pero para ayudarle ahí está su sobrino Slippy, integrante del escuadrón liderado por Fox McCloud, quien será el encargado de la seguridad de las distintas plantas de extracción a partir de ahora. ¿Y nosotros? Bien, nosotros seremos quienes controlemos todo este entramado de cámaras equipadas con blasters y garanticemos la seguridad de la sonda de extracción mientras ejecuta su cometido.

Esto no lo he jugado antes

 Reconozco que no soy un entusiasmado del género tower defense, aunque después de probar alguno  mi opinión ha mejorado, pero es que este Star Fox Guard no se parece a ninguno que haya visto antes, también influirá que es un juego diseñado específicamente para sacar partido del mando de WIi U, algo que se quedó claro en su presentación hace ya dos años.

Tenemos un objetivo muy obvio: evitar que los robots lleguen hasta el extractor de minerales. Para lograrlo contaremos con 12 cámaras que podremos colocar a nuestro antojo por el laberíntico escenario. Estas cuentan con un sistema de disparo integrado que nos servirá para aniquilar a los invasores, cumpliendo así nuestra tarea y obteniendo metales de los robots exterminados que nos servirán para subir de nivel y mejorar así nuestro sistema de vigilancia.

La dicotomía aquí es clara: en la televisión se nos mostrará la vista de las cámaras (primera persona) haciendo hincapié en la que tengamos seleccionada en ese momento, que será con la que disparemos y que se visualizará en grande en el centro. El Wii U GamePad por su parte hará un uso intensivo de sus propiedades táctiles y facilitará el cambio rápido entre las cámaras, su recolocación (al inicio de la partida o durante la misma) o nos permitirá llamar al Arwing, el cual sólo estará disponible una vez por amiibo y día (compatible con los amiibos de Fox y Falco) y que borrará de un plumazo a todos los enemigos del mapa, siempre que no sean jefes finales, que, por increíble que parezca, también los hay.

Tendremos que superar así las 9 fases normales más 10 especiales y el jefe final de cada planeta, los cuales reconoceréis de la saga Star Fox, como Corneria, Titania, Cebess…

Cada 3 fases se agrupan en un bloque, y cada bloque tiene una distribución diferente a la del resto, aunque estén en el mismo planeta. Además, no será lo mismo estar en Corneria, una zona tranquila y habitable, que en Titania, con grandes columnas de polvo que se levantarán de vez en cuando y que obstaculizarán nuestra visión.

Esto será algo muy a tener en cuenta, porque siempre habrá 6 puntos calientes por donde entrarán los robots invasores, aunque por suerte en la pantalla de preparación, donde colocaremos las cámaras a nuestro antojo y otros parámetros como el eje vertical o el amiibo, podremos ver cuántos enemigos aparecerán por cada uno de ellos, pero no sabremos su clase.

Hablando de lo cual se dividirán en dos, ofensivos y agitadores. Los ofensivos serán los que tendremos que eliminar sí o sí, porque estos y no otros serán los que, con sólo un toque, acabarán con el extractor, y los hay de varios diseños, los más graciosos son unos que parecen ninjas y que no son detectados por nuestro radar, por lo que solo nos percataremos de su presencia de forma visual.

Los agitadores son molestos pero no demasiado fuertes. Su tarea consiste en allanar el camino a los ofensivos. Los habrá andarines sin más, voladores, con forma de pollo, unos crearán interferencias, otros explotarán creando una cortina de humo… Si llegaran a  derribar una de nuestras cámaras, siempre  seremos capaces de recolocarlas desde la pantalla táctil de nuestro mando. Como veis, por variedad de enemigos no será, y lo mejor de todo es que son completamente originales, nada de reciclar enemigos de anteriores juegos de Star Fox, para eso ya está todo lo demás.

Los jefes finales son una agradable sorpresa dentro del juego. Parece mentira cómo Nintendo ha logrado crear enemigos que nos hagan sudar en un juego de cámaras, pero así ha sido.

Por suerte, para ayudarnos en esta difícil empresa, durante el juego obtendremos puntos de mejora (con las piezas de los robots caídos en combate) las cuales se traducirán en cámaras especiales (de congelación, con cámara lenta, disparo cargado… hasta 16 distintas) y más slots de mejora para cada fase, porque al principio sólo podremos equipar una cámara especial por zona.

Estas mejoras serán casi obligatorias de equipar en alguna de las misiones extra, con objetivos tan diversos como enfrentarnos solo a enemigos aéreos, robots que adquieren poderes especiales al accionar un interruptor, etc. Otorgan una variedad al juego que, por desgracia, no veremos en el modo historia principal.

Modos de juego

El modo historia es el modo destinado a un único jugador y será a que dediquéis la mayor parte de vuestro tiempo, pero es que además contaremos con un modo en línea que se integra con éste, y es que cada fase que completemos en el modo historia podremos alterarla y crear un escuadrón de enemigos que ataque la sonda de algún jugador que esté conectado a la red de redes, y viceversa, ya que también nos enfrentaremos a batallones creados por otros usuarios. Obtendremos puntos tanto por vencer a otros con nuestras cámaras como por lograr destruir la máquina extractora de nuestro rival. El editor de estos batallones es simple pero efectivo: tenemos un timeline donde colocar robots de ambas clases, pero estos tiene un coste, así que cuando lleguemos al máximo de 30 (los pequeños agitadores solo cuestan un punto mientras que habrá ofensivos de 5 ó 6 puntos de coste) ya habremos completado el cupo.

Para buscar rivales en línea bastará con acceder a la Nintendo Network y ver qué batallones han creado otros, o si queréis jugar al de un conocido, buscar la ID de ese nivel, que se puede compartir por Miiverse, introducirla en el buscador y listo.

Además de esto, podremos ataviar a nuestros robots con nuestras insignias, que serán como los logros en este Star Fox Guard, y que recibiremos al cumplir ciertos objetivos que se detallarán en las casillas contiguas a la que ya tengamos desbloqueada, un poco como ocurre en los trofeos de la saga Smash Bros.

Estética Star Fox

Star Fox Guard es un título propio y el hecho de que sea parte de la franquicia Star Fox no le resta identidad pero sí le suma carisma.

En lo visual, se le nota en lo anguloso de su estética (buscado, no por desgana o falta de potencia) y en detalles como los fondos de los planetas. Poco hay que destacar en este apartado salvo que, para el tipo de juego que es, le sienta muy bien aunque nunca está de más el ver menos dientes de sierra, parece que no tuviera filtro el juego, pero tampoco es algo especialmente llamativo y, en el frenetismo de la defensa, ni lo notaréis.

Por lo demás todo es correcto pero sin alardes: las explosiones están bien, los movimientos de los enemigos son, algunos, muy divertidos pero sobre todo el conjunto es muy resultón y agradable, hasta los parajes más inhóspitos tienen ese algo digno de la franquicia.

En el sonido por otra parte es donde más se aprovecha Star Fox Guard de sus raíces. Como si de un subproducto de Star Wars se tratara, todo está inundado  de efectos de sonido y melodías de la saga principal, lo cual es bueno, ya que este título es en parte fan service, nunca lo olvidemos, pese a que no naciera con esa idea, o sí, quién sabe.

Ah, está íntegramente traducido al español, sin olvidarnos de su doblaje, aunque sólo unas pequeñas líneas al comienzo de la aventura se narren de viva voz.

Informe de misión

Star Fox Guard pudo no nacer con la intención de ser un producto de la saga Star Fox, pero este hecho le ha otorgado ciertos puntos a su favor, como no pasar desapercibido para gran parte del público.

Tiene aspectos mejorables, como en lo visual o en la variedad de las misiones del modo historia, pero intercalándolas con las misiones extra es algo que ni notaréis, y eso que dura un buen puñado de horas, más que muchas de las vacas sagradas del género.

Es un juego único y frenético, y desearéis acabarlo al 100% para desbloquear todas las insignias y armas, y poder así presumir ante vuestros rivales online. No hace falta que te guste Star Fox para jugar a este Guard, pero si sí te gusta, disfrutarás mucho más este título.