Portada » Análisis » Shovel Knight para Wii U

Shovel Knight

Desenterrando un gran juego.

Shovel Knight para Wii U - AnŠlisis

Tras varios meses de espera desde que Shovel Knight se lanzase en tierras americanas, al fin tenemos el juego en Europa. Este plataformas nos hace revivir la gloriosa época de los 8 bits. Shovel Knight es un juego desarrollado y publicado por la compañía independiente Yacht Club Games. Fue financiado en la plataforma Kickstarter, donde cuadruplicó el dinero que necesitaba de financiación. A continuación, el análisis para su versión de Wii U.

Desenterrando un gran juego

En la historia, somos el legendario Shovel Knight quien, tras un largo tiempo retirado de heroicas aventuras, vuelve para luchar contra la Hechicera que siembra el mundo de tiranía. Para llegar hasta la torre donde ésta se encuentra, nuestro gallardo caballero debe avanzar por recónditos e inhóspitos parajes donde luchará contra otros caballeros de lo más pintorescos que han ganado el favor de la malvada bruja. Pero esto no es todo, nuestro valeroso amigo tiene un gran peso a sus espaldas. Todavía le reconcome aquello que le hizo dejar la caballería tiempo atrás, la desaparición de Shield Knight, su compañera. Esto le atormenta en su viaje y sobretodo en sus sueños.

Pero no nos debemos preocupar, ya que nuestro caballero tiene un gran dominio de la pala. La cual usamos para dañar enemigos, desenterrar joyas para ganar algo de dinero y desviar proyectiles. Pero la pala no lo es todo, con el dinero  que obtenemos podemos comprar nuevas habilidades, reliquias, armaduras, aumentar nuestra barra de vida y nuestra maná. Las reliquias son objetos muy útiles que al usarlas nos permiten lanzar un conjuro. Sin algunas de ellas no podemos pasarnos algunas fases extras.

Antes de hablar un poco más de la mecánica del juego tenemos que advertiros que, por el bien de vuestros mandos, hay que acostumbrarse a morir. Es altamente probable que muramos en las fases del juego, a veces incluso varias veces en el mismo sitio. Shovel Knight no es un juego donde avanzas por un nivel matando bichos y dando saltitos hasta llegar al jefe del nivel. Cada milímetro es un gran desafío de habilidad. Pese a tener una barra de salud, si caemos por un precipicio, en la lava, en pinchos, etc, morimos. Al morir dejaremos suelto algo de nuestro dinero, el cual podemos recoger si volvemos al lugar donde fallecimos. Recuperarlo a veces puede no ser fácil, es posible que se encuentre en precipicios donde si intentamos recogerlo volvemos a morir. Si caemos en combate antes de recuperar nuestros tesoros, estos se pierden para siempre. Aparte, todas las fases ofrecen varios puntos de guardado para no tener que comenzar desde el principio. Esos puntos se pueden romper para ganar más dinero, aunque eso implique tener que empezar desde más atrás al fallecer.

Los niveles son muy variados y cada uno contiene mecánicas únicas. Todos tienen una gran cantidad de lugares ocultos, que son una gran oportunidad para aumentar el saldo de nuestra cartera, conseguir partituras que dar al bardo a cambio de dinero y para encontrarnos con un mercader que nos vende reliquias únicas. Los jefes ofrecen características muy variadas y algunos pueden convertirse en una verdadera pesadilla. A pesar de su discreta aparición, son tan particulares que se les coge cariño. Sobre la dificultad de estos jefes hay que decir que se reduce conforme más jugamos al juego. Aparte de la habilidad que adquirimos tras varias horas de juego, esto se debe a la existencia de algunas reliquias que facilitan mucho el combate, especialmente las pociones (disponibles casi desde el principio).

Shovel Knight permite usar el Gamepad, el Pro Controller, Wiimote, Wiimote y Nunchuk y mando clásico de Wii. Permite tantos porque los controles son muy sencillos, aparte de los necesarios para mover a nuestro personaje sólo necesitamos un botón para saltar y otro para atacar (sin incluir el Start y Select). El Gamepad aparte de para publicar notas en Miiverse permite gracias a su pantalla táctil cambiar rápidamente de una reliquia a otra, algo que nos viene de perlas en algunos niveles. El juego además contiene la opción Off-TV para poder jugar desde nuestro Gamepad sin necesidad de estar usando la televisión.

El apartado artístico solo podemos catalogarlo de sublime. El juego es lo que quiere ser. Cuando lo jugamos nos da la sensación de que hemos vuelto a una época anterior donde la NES era el producto más ansiado para la noche de reyes magos. El sonido también parece de aquella época, pero en ningún momento se hace pesado ni repetitivo. Hay que hacer también una mención especial a la adaptación de los textos al castellano. No puede ser una aventura caballeresca si no es narrada en castellano antiguo. La traducción cubre estupendamente ese aspecto.

Para concluir es necesario hablar de la duración. La primera vez juego se puede completar en unas escasas 6-8 horas. Sin embargo Shovel Knight no está pensado para ser jugado una sola vez. Una vez completado el juego existe la posibilidad de comenzar una partida+, donde puedes mantener todo tu equipo anterior pero los niveles son aún más difíciles. El juego también tiene para los coleccionistas una gran cantidad de logros, algunos de ellos bastante peliagudos que ayudan a que la vida del juego se alargue exponencialmente. Además, los chicos de Yacht Club Games están preparando un DLC gratuito con un modo multijugador local para cuatro personas.

En definitiva, podemos decir que Shovel Knight es un gran juego que ha sabido coger todos los elementos de la gloriosa época de 8-bits. Una auténtica aventura que merece la pena correr, con una dificultad muy a tener en cuenta. La duración puede parecer algo corta pero se suple con la cantidad de cosas que podemos hacer para completarlo al 100%. Es un juego que engancha y se disfruta. Un juego en el que, a veces, cuando vemos un punto de guardado no podemos evitar un suspiro y una sonrisa. Ojalá hubiese más juegos así.