Portada » Análisis » Shantae and the Pirate`s curse

Shantae and the Pirate's Curse

Shantae se vuelve pirata para su tercera aventura.

Shantae and the Pirate`s curse - AnŠlisis

Shantae and the Pirate`s Curse llega a la eShop de Wii U y 3DS como una de las grandes apuestas para este año. Se trata del tercer capítulo de esta serie que nació en GameBoy Color y que siempre ha aparecido en las portátiles de Nintendo. Pero todo aquel que quiera jugar con la heroína de WayForward en el televisor tiene la posibilidad de elegir la sobremesa actual como plataforma de juego. Aunque este análisis se centra en la versión de Wii U, la de 3DS es casi idéntica a ésta, por lo que el análisis es válido para los poseedores de cualquiera de las consolas.

Shantae ha perdido sus poderes, pero no su magia

Bautizado como el capítulo final de la historia original de Shantae, Pirate`s Curse nos presenta a la ex-medio genio en una aventura en la que tendrá que enfrentarse a los poderes oscuros del Pirate Master. Pese a que, debido a los acontecimientos ocurridos en Risky`s Revenge, la heroína perdió sus poderes mágicos, sigue pudiendo usar su pelo como arma y, sobre todo, ahora ha ganado una nueva e inesperada aliada, la pirata Risky Boots, que será nuestra guía y nos llevará entre las distintas islas en las que se desarrolla nuestro viaje. La historia tiene algo más de trasfondo que en otras ocasiones y es un poco más oscura, aunque el humor de siempre y los personajes hilarantes no faltan a la cita tampoco.

Ahora que ha perdido sus objetos mágicos y sus danzas para transformarse en animales, Shantae sale del paso utilizando equipamiento pirata que va encontrando en el juego, como un trabuco o un sable. Con ellos, más que obtener distintas formas de ataque, lo que ganamos es acceso a áreas a las que no sería posible acceder de otra manera. Para algunos coleccionables e incluso para avanzar tendremos que revisitar zonas por las que ya hemos estado con nuestro nuevo arsenal, lo que está muy inspirado en Metroid, aunque por suerte en este título en comparación con la entrega de DSi el cambio de zonas es mucho más rápido desde el inicio, facilitando así la velocidad de exploración.

La nueva aventura de la guardiana de pelo morado se presenta como un plataformas en el que hay que conseguir items para avanzar en las distintas mazmorras que hay en cada isla. Además de los objetos piratas ya mencionados, Shantae puede saltar, golpear con su pelo y utilizar una lámpara para absorber magia negra y otras cosas como olores. Existe además una gran cantidad de mejoras que se pueden conseguir en la ciudad. Con dinero puede mejorarse el daño y velocidad de los meneos capilares, la potencia de los objetos, y desbloquear movimientos nuevos como una potente patada, mientras que con los calamares coleccionables se puede aumentar nuestra vitalidad para obtener más corazones. Y por si todo esto fuera poco, hay un inventario en el que guardamos objetos que vamos encontrando, como comida curativa, bolas de pinchos ofensivas o viajes rápidos hasta el barco de Risky.

Lo mejor es que todo funciona como uno se espera que lo haga, por lo que el jugador del género no encontrará frustración alguna por problemas jugables, y la dificultad es la adecuada. El diseño de niveles obliga a la exploración y a visitar viejas zonas, pero nunca de manera abusiva ni muy continuada, pudiendo incluso nosotros anticiparnos con lo que sabemos a dichos retornos para ahorrar camino. Hay además extras en el juego, como un nivel jugable oculto del primer Shantae, un modo pirata (con todo el equipo de primeras, recomendable para speed-runs) y una serie de imágenes para el menú principal que se obtienen en función del tiempo y los objetos conseguidos al terminar la aventura. Y no sólo eso, también hay dos posibles finales en función de los coleccionables adquiridos, por lo que en esta ocasión “hacerse con todos” aporta algo más allá de una simple imagen.

Como mando de control puede utilizarse el Gamepad, el Pro Controller o el Mando Clásico. En caso de utilizar el primero disponemos del menú con el inventario, mapa estilo Metroid o lista de objetos clave en su pantalla (es la equivalente a la inferior de 3DS) y con acceso táctil para usos o cambios entre las tres vistas. El Off-TV puede activarse cuando se acceda al menú de pausa y se pulse el lugar adecuado de la pantalla, por lo que puede realizarse casi siempre. Si optamos por jugar en el mando o con alguno de los otros controles, es necesario pulsar + para acceder al menú rotativo ya mencionado, lo cual da una ventaja al Gamepad en velocidad de juego; pero no hay que desmerecer para nada lo rápido que se puede acceder y utilizar el menú con el Pro Controller tampoco.

Artísticamente Shantae and the Pirate`s Curse es un título con una estética de 16 bits aunque algo mejorado en fondos y otros aspectos, pero la versión de Wii U ofrece en HD todo el HUD del juego, los menús e incluso los retratos de los personajes que aparecen durante los diálogos. Hablando de diseño, en esta ocasión dichos retratos han corrido a cargo de IntiCreates! (desarrolladores de Mighty No. 9 y algunos Mega Man), por lo que el look es algo más parecido al de un trabajo japonés que al de un desarrollo occidental. Respecto a la música, el gran Jake Kauffman vuelve a la carga con nuevas versiones de clásicos de la saga y con temas que consiguen lo que se busca: sonidos épicos que mantienen un estilo SNES, obteniendo un resultado maravilloso.

Un último punto a destacar es que, por primera vez la serie Shantae, tiene los textos en español, aunque con ciertos fallos como usos de usted fuera de lugar o pequeños errores de concordancia, pero nada que no permita a cualquiera entender lo que está ocurriendo sin tener que abandonar la lengua de Cervantes para jugar.

En definitiva, la tercera  entrega de la trilogía consigue lo que se le pide: cerrar un ciclo mejorando la fórmula y consiguiendo una experiencia mucho más variada y rejugable. Shantae es lo que se busca en un buen plataformas estilo Metroid de la eShop y lo ofrece como se debe, pudiendo sólo pedirle más contenido o mayor duración – sin embargo, aunque los speed-runs se hacen en menos de 2 horas (lo cual es poco tiempo), la primera vez rondaremos la más que decente cantidad de 8-12 horas