Portada » Análisis » Sanatory Hallways (Wii U)

Sanatory Hallways

Un heredero de los fantasmas de Nintendo Land.

Sanatory Hallways (Wii U) - AnŠlisis

Sanatory Hallways es uno de los últimos indies - independiente de verdad - en llegar a Wii U, cuyo peso del trabajo recae principalmente en una persona con apoyos para la música y el arte, además de necesitar la ayuda de financiadores para poder costearse el lanzamiento. A pesar de ello, la idea de este título puede llegar a enganchar a quien le dedique un poco de tiempo y domine sus controles, además de que será un título que vaya añadiendo opciones con el tiempo, estando muy cerca la próxima actualización.

Déjame asustarte o asústame tú a mí

Sanatory Hallways es un sucesor del minijuego Luigi`s ghost mansión de Nintendo Land, ese en el que un fantasma y hasta cuatro jugadores debían enfrentarse en un duelo asimétrico para ver quién ganaba a base de sustos y linternas. El concepto en este título es algo más complejo a la par que reduce el multijugador a únicamente dos personas, siendo una el fantasma Mr. Spook y otra el “cazador”, que en esta ocasión es Charla, una niña asustadiza que debe huir del escenario o vencer al espíritu bajando su energía gracias al poder de la luz de su linterna o de las habitaciones antes de que el ente consiga vaciarle la cordura acercándose a ella o utilizando sus trucos del más allá.

Cada partida permite escoger entre cinco escenarios distintos, cambiar la intensidad de la luz ambiente, elegir si la batería de la linterna es ilimitada o si hay que rellenarla buscando pilas, y activar un mini mapa que facilite la labor de Charla. Los escenarios se basan en pasillos oscuros y habitaciones, teniendo la mayoría de éstas un interruptor para dar la luz y objetos que pueden cogerse, como llaves para abrir puertas de colores. Si bien los escenarios grandes amplían las posibilidades, se pierde en parte la inmediatez de Nintendo Land (algo que también ocurre por el abanico de poderes de Mr. Spook).

El control de Charla se lleva a cabo con Wiimote + Nunchuk y la perspectiva es en primera persona. No cabe duda de que el control de Wii siempre ha sido bueno para apuntar, pero con tantos pasillos o para una experiencia más ligera puede resultar un poco cansado, motivo por el que se agradece que si pulsamos C se pueda mover la cámara con el pad (aunque no habría estado mal un soporte para Pro Controller). Las acciones de la chica son simples: interactuar con objetos, apagar/encender la linterna y activar/desactivar el mini-mapa en pantalla.

Por otro lado Mr. Spook es el favorito de todo aquel que coge el juego por primera vez. Con una vista cenital del escenario en el Gamepad, sólo hay que mover al fantasma por donde se desee incluso en altura, pudiendo atravesar cualquier puerta y las paredes de color blanco, además de tener una visión más general (y poder mirar a la TV para ver que tal lo va llevando el rival). La luz es su enemiga, pero tiene muchos más trucos que simplemente estar cerca de Charla para asustarla: sus poderes. Estos poderes requieren utilizar una energía que se va llenando con el paso del tiempo, pero ofrecen una gran variedad de situaciones (es casi obligatorio jugar el tutorial o ver el eManual para saber de qué va cada cosa). Se pueden colocar ojos demoniacos, apagar la luz de una habitación, crear paredes que solo Mr. Spook puede atravesar y utilizar sonidos típicos de espectros, como romper cristales (útiles sólo en habitaciones que los tengan), resultando todas estas acciones en una disminución en la cordura de Charla, o bien en ponerle impedimentos para que avance y se la pueda asustar en otra parte. La única limitación de éstos es que la mayoría solo aparecen en ciertas zonas y hay que activarlos en ellas, pero el otro jugador nunca sabrá ni dónde ni cuándo se hace esto.

El juego tiene además de su vertiente para dos jugadores un apartado Bonus, en el que una sola persona en el papel de Charla debe avanzar por niveles encontrando las diferentes llaves, y huir antes de que el malvado fantasma nos encuentre y nos baje el medidor de cordura tan rápidamente que no nos demos cuenta. Además aquí en los pasillos nuestra linterna vale de poco, siendo realmente la luz de las habitaciones lo que hará que estemos a salvo un tiempo mientras él se va a otra parte un momento. En este modo aparecen personajes con los que hablar y textos que leer, pero lo más interesante puede ser que el Gamepad se usa como un sistema de vigilancia para poder ver lo que tienen en el punto de mira distintas cámaras, sabiendo así en qué momento se puede salir al pasillo sin ser devastado por el fantasma.

Ahora, el apartado técnico. A nivel sonoro, pese a que a la larga las melodías pueden resultar repetitivas, toda la sensación oscura conseguida es genial, siendo los sonidos y efectos propios de una película del género de terror. Por otra parte, gráficamente hay distintas variables. La visión del jugador que lleve a Mr. Spook es muy sencilla, mostrando un mapa dibujado y los poderes en sus lugares, además de las paredes blancas que pueden atravesarse, mientras que por otra parte Charla tiene un mundo en 3D con pocos detalles pero con objetos propios de la vida cotidiana bien colocados. Un detalle muy curioso es que los personajes se representan con dibujos planos, que si bien son simpáticos pueden desentonar un poco al principio.

Sanatory Hallways no es perfecto y está lejos de serlo, pero la idea es interesante y todo aquél que consiga acostumbrarse a sus mecánicas puede encontrarse ante un juego que puede ser entretenido, sobre todo en su vertiente multijugador. Las próximas actualizaciones lo irán puliendo y agrandando poco a poco para resultar mucho más atractivo para el precio que tiene. No es un título convencional y eso siempre tiene partidarios y detractores, pero su jugabilidad asimétrica es muy interesante.