Portada » Análisis » Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale

De granjeros y hadas.

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale - AnŠlisis

El club de la lucha para infantes

En Return to PopoloCrois el combate es aleatorio, por turnos y, afortunadamente, podemos ajustar la frecuencia de los mismos con tres ajustes (bajo, medio y alto) o eliminarlos por completo durante un considerable periodo de tiempo utilizando el objeto Monster bane. No hay sorpresas en cuanto a las mecánicas de batalla. Se implementa un sistema de cuadrículas que delimita el escenario, por el cual los personajes pueden desplazarse una cantidad determinada de casillas. Con la acción de movimiento, podemos situarnos en la retaguardia del enemigo y realizar un ataque básico que causa daño adicional (algo que los enemigos parecen ignorar). También podemos movernos para utilizar habilidades o magía dirigidas, que afectan a zonas determinadas como puede ser una línea recta o un cono. Hay otro grupo de habilidades que junto a los objetos, no permiten el desplazamiento, son hechizos que afectan a un solo objetivo o a todos sin importar la distancia. Otro aspecto a tener en cuenta es que existe un sistema de debilidades elementales relacionadas entre sí (fuego, agua, viento, tierra, luz y oscuridad), de modo que cada enemigo es afín a un elemento. Por último, cabe mencionar las habilidades combinadas, que son mas potentes, pero con un coste de puntos de magia en ocasiones desproporcionado para el efecto que producen. Estas habilidades cambian en función de los miembros que componen el grupo. La realidad es que es un sistema de combate sencillo en un juego donde la dificultad brilla por su ausencia, en cualquiera de sus tres ajustes.

En nuestros viajes nos adentraremos también en mazmorras, parcelas de tierra que han sido profanadas y debemos purificar. Estas no son más que pasillos laberínticos que repiten los mismos elementos decorativos una y otra vez. Así pues, avanzamos continuamente, recogiendo algún que otro cofre, hasta dar con el jefe en cuestión. Después de derrotarlo, nos devuelven al exterior, obtenemos una recompensa y tenemos la opción de volver a entrar cuantas veces queramos, en caso de haber olvidado algún tesoro. Si no tenemos suficiente con las que exploramos en el transcurso de la historia, una hada especial pone a nuestra disposición una cantidad considerable de mazmorras que escalan en dificultad.

Hazte con todo

Las gentes de Galariland nos mantendrán ocupados con multitud de misiones secundarias, que cuentan con objetivos tan dispares como conseguir cierto material, recabar información, buscar a un niño perdido, cultivar algún producto, derrotar a un tipo de enemigo concreto, etc. Realizar el seguimiento de estas peticiones es sencillo, ya que en todo momento disponemos de un registro de misiones que deja claro el objetivo y lugar de entrega. Adicionalmente, contamos con una extensa enciclopedia que reune toda la información relevante de los monstruos que encontramos, los materiales, los bichos, las recetas de síntesis y los productos agrículas, a la que podemos acudir para recordar dónde está lo que buscamos. Entre estas misiones, cultivar los diferentes terrenos y visitar a nuestras amiguitas, nos moveremos mucho por el mapa, algo que el mágico polvo de hadas facilita, otorgándonos un medio para el viaje rápido entre lugares de interés.

Llega el momento de hablar del sistema de síntesis, un proceso mediante el cual podemos fusionar dos elementos en uno nuevo. Las materias primas que podemos usar son los productos agrícolas, los minerales y piedras preciosas y otros objetos que se obtienen de los monstruos. El encargado nos guía en este proceso para descubrir recetas nuevas o repetir las que ya conocemos. Podemos generar comida, aumentar la calidad de los materiales y, sobre todo, fabricar armas y equipo que mejoren a nuestros personajes. Siempre es de agradecer contar con un sistema de "crafteo" intuitivo que nos permite experimentar con númerosas combinaciones.

En un país multicolor

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale es un título que nos deleita con escenarios vivos, bellos y coloridos, destacando el excelente diseño de unos pueblos llenos de detalles donde podemos entrar en prácticamente todos los edificios. Sin embargo, hay algunas zonas que se han descuidado, como cierto mapa diseñado a base de pentágonos o las sosas y clónicas mazmorras. Por otro lado, los personajes permanecen fieles a su diseño original, con un modelado que está bastante bien y que nos da la opción de escoger si queremos resaltar su contorno con una linea negra o no. Además de la introducción, se incluyen escenas de anime a lo largo de la historia, que más tarde podemos volver a ver en el menú.

En cuanto al sonido, obviando una infame y repetitiva melodía que nos taladra al comienzo, descubrimos una banda sonora que bien podríamos calificar de extravagante y divertida, que se le aleja de lo convencional. En líneas generales, hay poco que reprochar a nivel técnico. El juego funciona con absoluta fluidez, hace uso del 3D (algo exagerado en contadas ocasiones) y el control del movimiento puede parecer algo tosco, especialmente cuando cultivamos, donde el sistema es más rígido.

Conclusión

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale es un crossover que reúne lo mejor de ambas sagas. Primero, porque sigue siendo un JRPG con una buena e interesante historia que nos hará pasar un rato divertido con sus personajes. Y luego porque las mecánicas de Story of Seasons se funden con naturalidad, complementando la aventura principal con una serie de entretenidas actividades secundarias que, junto a las numerosas misiones, mazmorras y objetos por coleccionar, se aseguran de que nunca nos falten cosas que hacer. Se nota que es un juego enfocado a los más pequeños por su tono y, sobre todo, el bajo nivel de dificultad, que aunque se puede ajustar, nunca llega a ser un reto. Así pues, os invito a acompañar a Pietro y sus amigos en esta gran aventura.