Portada » Análisis » Picross e6 (3DS)

Picross e6

Los mismos puzles, poca novedad.

Picross e6 (3DS) - AnŠlisis

Más pronto que tarde ha hecho acto de presencia en nuestro sistema de la familia 3DS una nueva entrega de la no demasiado longeva, pero sí numerosa, saga Picross. Ha llegado Picross e6 para darnos más de lo mismo, pero por lo menos a buen precio.

Aprendiendo a picrossear

Personalmente soy un neófito en esto de los Picross, no así de los puzles, y me han sorprendido dos cosas en este Picross e6, a saber: la primera el comprobar cómo algo tan sencillo puede estar tan bien llevado a cabo y cómo puede llegar a enganchar, y la segunda ha venido al indagar sobre esta saga, y ha sido darme cuenta de que algo falla, y no es otra cosa que ese hedor a estancamiento. Sí, es un juego de puzles, poco más puedes hacer en el terreno jugable, pero no es excusa para no añadir nuevas funciones. Sin embago ahora no es el momento, ahora toca explicar cómo se juega, y es más difícil decirlo que hacerlo.

En Picross e6 contamos con una cuadrícula de 5x5, 10x10, 15x15 ó 20x20 con números arriba y a la izquierda y deberemos rellenar unos determinados cuadros basándonos en los números previamente dichos, todo para llegar a conformar una pixelada figura que, si somos rápidos y tardamos menos de 60 minutos (cuando os penalizan los fallos el tiempo vuela), lograremos ver a todo color. Si, por ejemplo, en la primera columna de un puzle de 5x5 tenemos dos doses, significará que tenemos que rellenar los dos primeros cuadros, dejar siempre un espacio como mínimo entre unidad y unidad, y luego rellenar los dos siguientes cuadros, y así habremos rellenado también a buen seguro alguna casilla de las filas, aprovechando la coyuntura.

Esto en lo que respecta al modo Picross, en el modo Mega Picross la fórmula se repite, solo que esta vez contamos con los llamados Mega Números, que abarcan dos filas o dos columnas; muy similar, en definitiva. Y para terminar ¿ya? tenemos el modo Micross, algo más distinto pero con la misma base, donde toca resolver un puzle de 8x8 que a su vez formara parte de otro puzle mayor y donde no tendremos ninguna guía, ni se nos mostrarán los aciertos ni los fallos, ni habrá límite de tiempo y deberemos valernos de la visual general para ir comprobando si vamos por el buen camino.

Hablando de guías y ayudas, estas son aplicables a los dos primeros modos de los que hemos hablado, Picross y Mega Picross (que por cierto, comparten los dibujos de los puzles), y consisten tanto en rellenarnos una fila o columna al azar o mostrarnos cuál de estas nos será conveniente completar primero para luego continuar desde ahí. Hay puzles (1 de cada 4 ó 5 más o menos) donde se nos privarán de estas ayudas, y si tenemos en cuenta que nos enfrentaremos a más de 300 puzles, al final suman unos cuantos donde estaremos solos frente al peligro.

Más allá del puzzle

Hasta aquí llega Picross e6 en su terreno jugable. Ya no va a ofrecernos más, salvo unos cuantos puzles nuevos para quienes dispongan de entregas anteriores, a modo de premio; ni ranking online, ni modo competitivo, ni cooperativo ni nada. Bueno, nada tampoco, pues contaremos con unas muy útiles instrucciones con unos más que numerosos fallos gramaticales que arrastra desde pasadas entregas. No puede ser que no mejores en nada un producto y te limites a lo básico, que es ofrecer solo un puñado de puzles nuevos. Se pueden añadir modos, funciones, renovar la interfaz y, por qué no, corregir determinados fallos, o trabajar más el 3D con algún efecto apareciendo por la pantalla superior de tanto en tanto. Las melodías, también las mismas, son sorprendentemente pegadizas.

En definitiva, Picross e6 es como su anterior entrega (y la anterior, y la anterior…) y hará las delicias de los que solo busquen más diversión inmediata a buen precio (5 euros). La idea es brillante, pero puede dar más de sí en todos sus apartados (o añadir nuevos). Para quienes se encuentren por primera vez con esta clase de juegos, cuidado, o se os pasará vuestra parada del bus por aquello de “Una pantalla más y lo dejo”.