Portada » Análisis » Inazuma Eleven GO 2: Chrono Stone

Inazuma Eleven Go 2: Chrono Stone

La entrega más fantasiosa de cuantas se han lanzado.

Inazuma Eleven GO 2: Chrono Stone - AnŠlisis

Por suerte, los puntos de técnica y energía se agotan rápidamente al usar uno o ambos a la vez, así como no se permite usar más de tres armaduras/espíritu guerrero y tres Miximax a la vez, pero a medida que los aprendamos a usar y vayamos teniendo práctica, estas limitaciones no supondrán un gran escollo.

En cuanto al resto de los partidos y pachangas, todo se mantiene bastante igual a lo ya visto en Inazuma Eleven Go, es decir: el control durante los encuentros es puramente táctil; se mantienen las clásicas afinidades de los jugadores al estilo “piedra, papel y tijeras;” secuencias animadas por doquier; en los partidos de la historia habrá objetivos que cumplir con tal de avanzar, etc.

Quizás en lo poco que ha cambiado la mecánica del juego ha sido en las pachangas, que en lugar de encontrarnos ante diversos objetivos iniciales, ahora se ha simplificado todo a un simple “marca el primer gol,” restándole diversidad a esta parte fundamental del juego.

Sin apenas cambios en lo técnico

La parte más continuista de este Inazuma Eleven GO Chrono Stones lo pone su aspecto gráfico y sonoro. En lo visual el juego sigue la línea de su anterior entrega, mostrando vistosos y sencillos entornos tridimensionales, y lo mismo se podría aplicar a los múltiples personajes que aparecen a lo largo del juego.

Al uso del efecto 3D de la portátil corre la misma surte que en el anterior. Al ser la pantalla táctil la que lleva el peso en los partidos, dicho efecto queda relegado a las múltiples animaciones de las técnicas especiales, así como a las más sesenta de escenas animadas presentes en el juego de Level-5.

Para el apartado sonoro, Level-5 ha vuelto a mezclar nuevos temas, algunos no parecen encajar del todo, con otros de provenientes de entregas anteriores y que a buen seguro los que hayan disfrutado con los anteriores Inazumas los sabrán reconocer. Por otro lado, otra cosa que se mantiene intacta es su localización al castellano, con una traducción y un doblaje dignos de mención.

Por último, otro punto que se mantiene en la línea de lo visto en anteriores entregas es su duración y contenido extra. Porque completar la aventura a través del tiempo de Arion y sus amigos nos llevará algo más de 20 horas. Pero como ya se ha visto en el pasado, para los que disfrutan con la saga la cosa no termina aquí, porque Chrono Stones vuelve a contar múltiples cadenas de partidos, jugadores por fichar y descargar, así algún que otro secretro.

En conclusión, pese a que Inazuma Eleven GO Chrono Stones es claramente un juego continuista, Level-5 se las ha apañado para disimularlo bastante bien con un buen puñado de vistosas novedades, aunque el resultado haya sido algo exagerado y por momentos desvirtúe los partidos. Pero es Inazuma Eleven y la fantasía y sus historias enfocadas a un púbico infantil son su marca de identidad, por lo que, como viene siendo habitual, el principal problema que se va ha encontrar todo aquel que piense adquirir el juego será saber qué versión escoger.