Portada » Análisis » Disney Magical World

Disney Magical World

Vive tu propia aventura con Mickey y compañía en Disney Magical World.

Disney Magical World - AnŠlisis

¿Quién no ha soñado alguna vez cuando era pequeño vivir en el mundo de sus dibujos animados favoritos? Con esa idea en mente, Disney Magical World nos transporta a un mundo de fantasía en el que podremos irnos de aventura, pescar, crear conjuntos o incluso llevar nuestra propia cafetería, todo eSllo rodeado de muchos de los personajes más carismáticos del mundo Disney. Un juego con mucha variedad pero con una dificultad encauzada a que los más jóvenes lo disfruten.

Bienvenidos a Villacastillo

En Disney Magical World encarnaremos a nuestro propio Mii, el cual ha sido invitado a visitar y establecerse en Villacastillo, un pueblo donde viven algunas de las figuras más representativas de Disney como Mickey, Minnie o Donald. Todos estos personajes o bien vagan por la ciudad o bien tienen algún tipo de empleo, como veremos a continuación.

La tienda del juego, McPato, corre a cargo del tío Gilito, ayudado por sus tres sobrinos Jaimito, Jorgito y Juanito. Tendrán ropa y muebles, así como materiales para la confección de ambos en el resto de servicios; Daisy tendrá su tienda de ropa, para crear nuevos conjuntos, los cuales se inspirarán en diferentes temáticas de Disney; Chip y Chop son los encargados de la fabricación de muebles, de similar manera a cómo funciona la tienda de Daisy.

Por último, al poco tiempo de avanzar en el juego, nuestro personaje será nombrado gerente de la cafetería. Combinando distintos ingredientes podremos preparar diferentes platos, y según los clientes vayan acudiendo, iremos acumulando ganancias. Además, la cafetería es totalmente personalizable, por lo que podremos además decorarla con todos aquellos muebles que hayamos creado en la tienda de Chip y Chop.

Misiones y pegatinas

Disney Magical World se estructura en un sistema de misiones cuyas recompensas son las pegatinas. Estas pegatinas nos permitirán ir ampliando el abanico de actividades que podemos realizar, así como acceder a zonas innacesibles hasta entonces. Las primeras pegatinas del juego se irán adquiriendo en un orden concreto (funcionan como un tutorial, prácticamente), pero a partir de cierto momento se podrán conseguir en el orden que cada uno desee.

Las misiones para conseguir las pegatinas, eso sí, no suponen una gran dificultad, y de hecho, más allá de las introductorias, serán meras acciones como “probarse 10 conjuntos diferentes completos” o “crear 10 muebles diferentes” en su mayoría, con algunas excepciones puntuales. Esto supone una cierta lentitud a la hora de desbloquear nuevos elementos, ya que algunas pegatinas requieren demasiado tiempo para poder obtenerse, algo que puede ser bueno o malo según se mire.

Por otra parte, también cabe señalar que las pegatinas que se consiguen en las aventuras son las más divertidas. Las aventuras son unas fases de acción, por así denominarlas, que ocurren en las cuatro mundos que podemos acceder desde Villacastillo: los mundos de Cenicienta, Winnie the Pooh, Alicia en el País de las Maravillas y Aladdin. En ellas (excepto en el de Winnie de Pooh, donde se basan en cultivar distintos elementos) nuestro personaje tendrá que superar una fase en busca de un objeto a petición.

Para ello, irá armado con una varita mágica con la que tendrá que derrotar a todos los enemigos que se encuentre por el camino. La dificultad de estas aventuras es prácticamente nula, ya que los enemigos se desvanecerán a los pocos hechizos lanzados, con alguna dificultad añadida en algún jefe que nos toparemos en las misiones más complicadas. Sin embargo, al menos añaden un elemento diferente del resto de misiones del juego, basadas en la recolección de materiales para convertirlas en el objetivo final.

Mucho Disney por todas partes

Disney Magical World trata de sumergirnos en el mundo Disney de forma parecida a otros títulos de simulación como Animal Crossing o Fantasy Life, ofreciéndonos una experiencia mucho más básica que estos títulos pero suficiente para entretenernos por un tiempo. El juego cuenta con muchas actividades diferentes que con el tiempo se pueden convertir algo monótonas, especialmente si el jugador trata de hacerse con todas las pegatinas, tarea que le llevará bastante tiempo, ha de decirse a su favor. No es por tanto un título dirigido a los jugadores habituales, sino más bien para aquellos más jóvenes que traten de comenzar sus primeros pasos en este tipo de juegos, para los cuales Disney Magical World brinda una oportunidad estupenda.