Portada » Análisis » Dementium Remastered (3DS)

Dementium Remastered

Dementium Remastered (3DS) - AnŠlisis

Dementium Remastered vuelve para traer uno de los títulos en primera persona más especiales de Nintendo DS a la actual portátil de Nintendo. ¿Por qué especial? Porque Dementium: The Ward y su secuela fueron de los pocos Survival horror en la consola de las dos pantallas, y encima desprendía aire a Silent Hill por todos lados – no en vano nació como un prototipo de la saga de Konami. Esta revisión ha adaptado la obra a los tiempos que corren, aunque por el  camino se ha perdido la traducción al castellano, y ahora toca jugarlo en inglés.

Terror que brilla a parpadeos

Con una linterna en mano, cuya batería está un poco floja, nuestro protagonista aparece en mitad de un “complejo hospitalario” en el que no hay ninguna luz artificial encendida. La tensión es evidente, por eso oímos constantemente los latidos de nuestro corazón (recomendable bajarle el volumen, o incluso desactivarlo para el que se ponga nervioso) que consigue meter más al jugador en la experiencia. Por suerte, a medida que se avanza, armas y objetos aparecen para ser utilizados, lo que implica que va a haber enemigos contra los que usarlos. La primera porra es muy básica y seguramente se reciba algún golpe tras combatir con cada monstruo, pero poco a poco se aumenta el arsenal – y ojo con las puertas difíciles de abrir, obligando a volver atrás en otros momentos, la recompensa es jugosa.

Los problemas comienzan cuando uno se da cuenta de que no puede tener un arma y la linterna en la mano al mismo tiempo. ¿Qué hacer? Hay que cambiar de objeto en uso sobre la marcha (lo bueno es que el último que haya sido usado tiene acceso rápido y además hay un inventario pausado en la pantalla táctil) y eliminar a las criaturas un poco guiándose por la intuición, o cuando están tan cerca como para verlas casi en nuestra cara. Por el camino hay munición e ítems curativos suficientes para no pasarlo mal del todo, salvo que se juegue en la máxima dificultad, pero por desgracia éstos sólo pueden cogerse para usarse en el momento, con lo que luego habrá otros posibles momentos de vacío. 

Como acompañamiento ideal, en nuestra aventura están nuestro cuaderno y el mapa del complejo, dos objetos indispensables para apuntar pistas y consultar el camino que hay que seguir, y cual no. Como pega al mapa, le falta rellenarse con las rutas que están cortadas o bien que permitiera dibujar sobre él para que uno mismo lo marcara. El uso de este al principio es algo anecdótico, pero como los pasillos y habitaciones son extremadamente parecidos entre sí, su consulta periódica se vuelve fundamental.

Todas las salas tienen al jugador en tensión constante, pero los enemigos, gracias a sus desagradables sonidos (en el buen sentido) nos avisan de su presencia. Algunos son difíciles de golpear, pero quizás la mayor pega sea que hay poca variedad de monstruos a lo largo de la exploración.  Hay seis combates contra jefes que cambian la mecánica, pero son, por lo general, difíciles, porque el juego quiere que lo sean. Es decir, no se les puede atacar de seguido y hacerles daño, por lo que nos tienen constantemente corriendo en pantalla en busca de un momento para disparar y seguir huyendo.

Para aquellos que hayan leído Silent Hill en el primer párrafo habrán pensado seguramente en puzles y una historia peculiar. ¿Los tiene este Dementium Remastered? La respuesta es “a medias”, ya que los acertijos consisten mayoritariamente en adivinar combinaciones para abrir puertas, y la historia al final tiene un pequeño giro de guion, si hubiera estado más trabajada a lo largo de la aventura podría haber sido brillante, pero, tal y como está se queda un poco floja. Los pasillos cortados y rutas alternativas están ahí también para obligarnos a explorar un poco, aunque al final hay una gran sensación de linealidad que hace que echemos de menos un poco más de libertad para ir avanzando.

La remasterización del título es el punto fuerte del mismo. Efecto 3D brillante, enemigos y detalles del escenario con mayor definición y sonido de mayor calidad. Además, los jugadores que posean una New Nintendo 3DS o un Circle Pad Pro pueden usar el segundo stick para controlar la cámara como se hace en muchos otros juegos en primera persona, por si se prefiere esta opción en lugar de los botones o el control táctil (y en las opciones se pueden cambiar tanto el uso de los gatillos como de los sticks entre sí). Se ha eliminado el respawn de los enemigos al volver a pasar por una habitación y se han añadido puntos de guardado manuales para que cada uno guarde cuando quiera en uno de ellos.

 Dementium Remastered es una revisión que cumple, puesto que ha servido para mejorar el juego. Sin embargo, puntos negativos del original siguen presentes y quizás hubiera sido el momento de paliar alguno de ellos o añadir algún incentivo para motivar la rejugabilidad (la aventura dura entre cuatro y siete horas en función de lo que uno explore y se pierda). Eso sí, valorando la dimensión del proyecto, es de aplaudir que algo así saliera en DS y que ahora los usuarios de 3DS tengan la oportunidad de re-experimentar la experiencia, y con mejoras. Merece ser probado por los fans del género y es un título que le hace preguntarse a uno: ¿cómo es que no hay más Survival horror en 3DS con lo bien que quedarían?