Cuando un arquitecto le encarga a su becario construir un laberinto.

Por Cristian Martínez, furito
Click here to enlarge