Portada » Análisis » Xenoblade Chronicles X (Wii U)

Xenoblade Chronicles X

Bravo, Monolith Soft, bravo.

Xenoblade Chronicles X (Wii U) - AnŠlisis

Joya de Wii U y del género

Hemos recorrido las llanuras de Primordia, observado la noche de Noctilum, sufrido en las tormentas eléctricas de Oblivia, perdido en la densa niebla de Sylvalum y ardido en la lava de Cauldros. Por eso, con más motivo que nunca, podemos deciros que Xenoblade Chronicles X es impresionante. En nuestra primera toma de contacto ya daba atisbos de la grandeza que se esconde tras su nombre. Ahora, con más de 70 horas de juego acumuladas, os podemos decir con total certeza que el estudio no sólo ha mantenido el listón de Xenoblade Chronicles, lo ha vapuleado.

Técnicamente es un auténtico portento, todavía estamos intentando saber cómo los de Monolith Soft han logrado meter semejante extensión de terreno en una consola. Wii U mantiene el tipo luciéndonos un planeta descomunal cuya flora, fauna y paisajes no hacen más que demostrarnos de lo que son capaces sus creadores. Lo único que podemos reprocharle es la labor en el terreno de las animaciones y las expresiones en las cinemáticas, algo que choca directamente con la espectacularidad y el dinamismo que se muestra en las escenas de acción. Sonoramente cumple por completo. Mucho más atrevido en cuanto a nivel musical, Sawano firma una banda sonora repleta de temas vocales con piezas que se graban a fuego en la memoria del jugador a la que acompaña un gran trabajo de doblaje y un amplísimo abanico de sonidos que no hacen más que meternos de lleno en el juego.

Aunque es posible jugar con el Controlador Pro, el GamePad encaja a las mil maravillas en el título, convirtiéndose en una herramienta indispensable para estudiar el mapeado, gestionar las sondas, observar dónde se encuentran las misiones, mandar textos a nuestros amigos, realizar acciones expresivas (saludar, sentarse, etc.) y, por supuesto, jugar en modo Off-TV. Aunque esto último, lo sentimos, pero sería un sacrilegio.

Bravo, Monolith Soft. Xenoblade Chronicles X es lo mejor que hemos visto en Wii U y en muchos años. El planeta Mira, y todo lo que se alberga en él, abruman desde el primer momento con un despliegue visual como nunca antes visto. Visitar cualquiera de sus vivos parajes con total libertad, junto con una historia y jugabilidad cuidadas al detalle, es de las mejores experiencias que se pueden disfrutar a los mandos de una consola. El estudio japonés ha creado una obra completísima y obligatoria para todo amante del RPG y de los videojuegos en general. Y un doloroso placer para los amantes del 100%.