Portada » Análisis » Shovel Knight para Nintendo 3DS

Shovel Knight

Desenterrando un gran juego por segunda vez.

Shovel Knight para Nintendo 3DS - AnŠlisis

Ya hace un par de meses que salió pero, por diversos motivos, no habíamos podido entregaros el análisis de Shovel Knight para Nintendo 3DS. Uno de los motivos fue que se trata del mismo juego con pequeñísimas diferencias, por lo que el análisis de Juan David Vargas servía para ambas versiones. Sin embargo, estas pequeñas diferencias merecen ser destacadas y de eso va a tratar esta pequeña reseña de hoy. Para quien todavía no se haya decidido, Shovel Knight es un juego casi sobresaliente que apunta muy seriamente como candidato a los Premios Revogamers de 2015. ¿Cómo es la versión de Nintendo 3DS?

Las aventuras de Shovel Knight

Shovel Knight es un juego de plataformas a la vieja usanza con elementos de RPG de scroll lateral. Por lo tanto, ora estamos combatiendo hordas de enemigos con nuestra inseparable pala, ora estamos comerciando con los tesoros recolectados. El sistema de economía es lo que nos permite conseguir la mayoría de las mejoras disponibles para nuestro caballero andante y es fundamental para poder disfrutar de todos los niveles del juego, ya que algunos requieren el uso de alguna reliquia específica.

Dicho esto, Shovel Knight puede equiparse con diversas reliquias, que se obtienen comerciando, para tener a su disposición poderes que, si bien no son necesarios para completar la misión principal, sí la hacen mucho más fácil. Tanto es así que las pociones, accesibles casi desde el principio de la partida, se convierten muchas veces en la diferencia entre la derrota y la victoria en un nivel. Así pues, la economía del juego es interesante al principio, pero tal vez facilita las cosas en exceso de cara al final, máxime cuando es tan relativamente sencillo conseguir todas las reliquias y mejoras disponibles.

El juego cumple en términos de duración y ofrece un modo extra de dificultad para quien quiera completarlo por segunda vez.  En general, es muy divertido y  tiene una especie de aura mágica especial que hará que lo recordemos durante mucho tiempo como un gran juego. A todo esto ayuda la fantástica banda sonora que, sin salirse del estilo “chip tune” que pretende emular a las bandas sonoras de los videojuegos de los años ochenta, ofrece una calidad fuera de toda duda. Es decir, si fuera un vino, sería uno que imita y consigue reproducir la calidad de los vinos añejos de mayor importancia del mercado. Emborracharse con Shovel Knight es fácil, placentero y apenas deja resaca.

Desenterrando un modo 3D

Una de las principales diferencias, casi la única, de ambas versiones de Shovel Knight es que la versión de Nintendo 3DS tiene efecto 3D. Efecto tan bonito y cuidado como prescindible pero que, sin embargo, se agradece. Y se agradecerá más todavía cuando tengamos entre nuestras manos una New Nintendo 3DS. Sin embargo, lo cierto es que, una vez pasado el apetito de curiosidad, el efecto 3D se queda en algo puramente anecdótico que puede ser incluso molesto para según qué jugadores.

Una cosa que eché en falta en la versión de 3DS fue la posibilidad de guardar la partida entre pantalla. El juego está diseñado de tal forma que sólo se puede guardar en el mapa de selección de niveles y, si sales de una pantalla a mitad, pierdes todo el progreso en la misma. Para sobremesa es genial, ya que le da un sentido de unidad a cada nivel que le sienta muy bien. Sin embargo, en portátil puede ser un poco molesto no poder interrumpir la partida. Es cierto que puedes cerrar la tapa de la Nintendo 3DS y seguir más adelante, pero se pierde el espíritu de juego portátil, que muy bien podía haber incluido.

Por lo demás, se trata de un juego muy bonito que combina la estética y jugabilidad de los juegos de la época de 8 y 16 bits añadiendo, sin embargo, una gran cantidad de elementos modernos que hacen que Shovel Knight sea una opción excelente tanto para nostálgicos como para recién llegados. Es difícil, pero sin pasarse, y el castigo al morir en un nivel es lo suficientemente grande para que lo percibas como tal, pero lo suficientemente pequeño para no causar frustración.

Conclusiones

En definitiva, Shovel Knight es un juego muy recomendable tanto en su versión Wii U como en su versión Nintendo 3DS. Si en Wii U  tienes la comodidad de poder jugar con el Wii U Gamepad, en Nintendo 3DS tienes la ventaja de poder llevártelo a cualquier parte y, además, poder disfrutarlo con un aspecto 3D muy resultón. Cualquier opción es buena para disfrutar de uno de los mejores juegos disponibles en el catálogo de la eShop.