Portada » Análisis » EA Sports Grand Slam Tennis

Grand Slam Tennis

Queda inaugurada la nueva era de los juegos de tenis. Nuestro brazo destrozado da fe. Y las emociones que hemos tenido también.

EA Sports Grand Slam Tennis - AnŠlisis

Como un gesto que casi se podría considerar histórico, Nintendo ha concedido a EA Sports el beneplácito y permiso para estrenar de forma exclusiva el nuevo accesorio para el Wii Remote: el Wii MotionPlus.

Así, desde el pasado jueves se puede adquirir en las tiendas europeas Grand Slam Tennis junto al aparato, a precio especial. América recibió, también la semana pasada, la última edición de Tiger Woods PGA Tour en condiciones similares, mientras que Nintendo no lanzará su 'pack' hasta el mes que viene.

Grand Slam Tennis WiiUn juego de tenis no puede ser el mejor ejemplo sobre las posibilidades de representación virtual de un objeto simulado por el mando, ya sea por la distancia respecto al personaje, la velocidad de los golpes o la lógica limitación de animaciones y espacios naturales de golpeo; Wii Sports Resort ya hará de variada degustación y demostración. Sin embargo, la diferencia en posibilidades y experiencia que supone respecto al mando habitual es suficiente para abrazarlo como nuevo estándar y no aceptar otro sistema de ahora en adelante.

Los sensores de giro del Wii MotionPlus permiten considerar un abanico superior de ángulos, gestos sutiles o posiciones relativas, en comparación con las líneas rectas de antaño. Con estas aportaciones ha conseguido EA implementar un sistema de control mucho más natural e intuitivo, que poco a poco se va interpretando y adoptando por el jugador (en muchos casos demasiado acostumbrado a los "trucos" del Wii Sports).

Ya no valen las sacudidas en el último momento, ya no se perdona el errar en la posición de la raqueta y ahora hay que pensar con el cuerpo cómo queremos golpear. Poco a poco, muy poco a poco, se colocan paralelos imposibles con sólo preparar la raqueta, la muñeca y el recorrido del brazo. Se devuelven golpes de revés que alcanzan la esquina contraria lamiendo la línea a toda velocidad al extender codo y girar muñeca. O se cruzan drives ganadores cruzando la mano derecha hasta tocar con el hombro izquierdo. Las sensaciones son algo hasta ahora incomparable, una forma de juego evolucionada en Wii según las bases que estableció tres años atrás, y por tanto algo con mucho por destilar.

Sin embargo, como gran juego de deporte, no podían faltar a la cita los momentos frustrantes. EA ha realizado un buen trabajo de pulido, y la versión final elimina algunos problemas que encontramos durante las impresiones. Sin embargo, hay momentos aparentemente mal llevados por el juego, y lo peor es que ya hay quien los conoce y explota en el modo en línea (del que después hablaremos).

Grand Slam Tennis Wii

 

You can not be serious!

El más flagrante es el "fallo-tropiezo". En ocasiones, sobre todo cuando una bola viene botando de un globo o algún rechace in-extremis, un remate que podría parecer evidente y facilísimo derivará en una torpeza del jugador, que se echará hacia delante golpeando al aire, incluso aunque se haya replicado el movimiento requerido con precisión y tiempo de sobra. Por supuesto, es más molesto cuando siempre representa a priori un golpe ganador y se convierte en un punto inmerecido para el rival.

Otros fallos menores son la supuesta recalibración del Wii MotionPlus, que según el tiempo de prueba es más en apariencia que en realidad. Es decir, es conveniente dejar quieto el mando para que el aparato reinicie sus posiciones relativas, pero que no engañe la animación del jugador en pantalla. Si tiene la raqueta torcida no tiene por qué provenir de falta de calibración, sino que parece más atribuible a fallos en la animación (porque después del saque responde correctamente). Por lo tanto, hay que dejar reposar el mando de vez en cuando, pero no de forma obsesiva. Cada dos o tres juegos es más que suficiente, y mejor no pensar mucho en ello y simplemente posicionarse bien antes de los saques.